Ir al contenido principal

Conectados

Conectados

Se conocían del centro cultural, ella estudiando teatro  y el se juntaba con unos chicos que hacian musica en ese lugar. Todos los sábados se cruzaban en la entrada, pero no se hablaban.
A ella le parecía un pibe lindo, estaba siempre sonriendo, le había llamado la atención. Hacia un año que se había separado de su gran amor, el que idealizaba, con el que iba a formar una familia, el que no superaba y no era capaz de ver todas las falencias de la relación.
Un día ella estaba en su casa, con la computadora. Mientras miraba las páginas de internet chateaba con amigas y amigos.  De repente…
-¡Hola! ¿hay alguien conectado del otro lado?. -¡Hola!  Lo siento, ¿te conozco?. No apareces en mi lista de contactos, ella le dijo.
-Adjunta una foto y dice, si me conoces de vista creo, nos cruzamos los sábados en el centro cultural.
-Riendo del otro lado de la pantalla, con una taza de té en sus manos, se tomó su tiempo para responder. Si te tengo de vista, pero mi duda es ¿como conseguiste mi mensenger?
- Yo consigo todo lo que quiero
Se pasaron horas y días hablando, charla va, charla viene acordaron encontrarse a la salida del curso de teatro. La idea era ir a tomar algo, conocerse.
Llego el dia, se encontraron en el lugar pactado, se dieron un abrazo y sonrieron. Saliendo del centro cultural, el le dice sino lo acompaña hasta su sala de ensayo a dejar los instrumentos, que era un momento y continuaban con su plan.
Dieron mil vueltas, ella estaba perdida ya, hasta que por fin llegaron al lugar. Te espero en el auto le dijo ella. Baja asi conoces, no tengas miedo. Sonriendo él le dice.
Era una casona antigua, con paredones muy altos, muy bonito. Lo que le llamaba la atención era la seguridad que había. Las puertas no tenían picaporte, se abrían por un sistema electrónico o con una llave maestra. Tenía un perro que cuidaba el lugar, amaestrado y su cara era feroz.  El perro, se pegó al lado de él y le gruñía a ella.
¿Vamos? le dice ella, sentía algo en su pecho que la estaba alertando, tenia una sensacion extraña. Espérame un segundo, ya vamos.
Su presentimiento no era equivocado, unos minutos más tardes comenzó una pesadilla, que durante muchos años ella negar.
Le pego, la amenazó y  la obligo hacer cosas que ella no quería. Ella lloraba, y le decía enfermo que haces, déjame ir, te voy a denunciar. Hijo de puta dejame ir, tu foto se la pase a mis amigas le dijo en un momento de lucidez, Te voy a denunciar.
Ya él habiéndose sacado las ganas de saciar su maldad, se ríe y le dice ANDATE, y mejor que no digas nada porque nadie te va a creer, se te cae la cara de putita barata. Voy a contar hasta treinta, yo que vos me apuraría en salir porque el perro te va atacar cuando termine de contar y el muy psicópata empezó a contar lentamente uno… dos… tres.
No tenía mucho con ella, así que agarró su mochila y corrió hasta la puerta que él había abierto. Mientras escuchaba la risa del enfermo.
Justo en la esquina ve venir un colectivo que la llevaba hasta el centro cultural. Hasta llegar a su casa no paro de llorar, mil cosas se le pasaron por su mente. Su sensación era de suciedad y culpa. Se sentía una porqueria humana, fue la última vez que fue a teatro. No hizo la denuncia, no le contó a nadie ya que sentia mucha verguenza.
Pasaron dos semanas, ella no salía de su casa, solo iba  al trabajo. Un día recibe una llamada a su celular, era su ex después de un año sin hablar. Le dijo que necesitaba hablar con ella, que la iba a pasar a buscar.
Ella no sabía que él estaba consumiendo cocaína, que se iba a encontrar con otra persona que no era lo que ella conocía.
En el transcurso de dos semanas, recibió golpes, fue obligada a tener sexo, fue tratada como un objeto. La primera vez fue un desconocido, la segunda vez fue su ex novio, persona que ella idealizaba. En ambas oportunidades sintió exactamente lo mismo, asco, sensación de suciedad, vergüenza, culpa. En la última desilusión, dolor, resentimiento. Nunca lo hablo, no hizo denuncias, sentía que nadie le iba a creer .
Pasaron siete años para que ella se atreviera a comenzar hablar del tema, ¿se perdonó? por momentos si, por momentos no. Es como un fantasma que la sigue. Hizo terapia, soltó muchas cosas que ella se había aferrado. Rompio muros que ella se había inventado para que el dolor no fuera tan fuerte. Hoy ella sigue intentando hacer las paces con su vida, intenta amarse con toda la fuerza del mundo, intenta vivir como cualquier mujer que nunca fue maltratada.


Muchas mujeres son víctimas de maltrato de todo tipo, físico, psicológico. Es muy difícil salir de ese rol y es común que la mujer se sienta culpable. Muchas veces está sufriendo maltrato y no es consciente, porque cree que eso que vive es común. NO ES NORMAL QUE TE CONDICIONEN, QUE TE SUBESTIMEN, QUE TE PEGUEN, QUE TE OBLIGUEN HACER COSAS QUE VOS NO QUERES. LA VÍCTIMA NO ELIGE ESTAR EN ESE ROL, NO SE PONE EN POSTURA DE VÍCTIMA, NO VE OTRA REALIDAD Y SALIR DE ESO ES DIFÍCIL.  Todas las mujeres no reaccionan de la misma forma, algunas salen solas o con ayuda de familiares o amigos y, otras terminan muertas.

LINEAS DE AYUDA: 144

Comentarios

Entradas populares de este blog

cuestionamientos

Me gustaría saber que piensan o como hacen las personas para manejarse con total indiferencia ante diferentes situaciones. Mantenerse al margen de miles de cuestiones que nos afectan a todos los individuos por igual. No quiero vivir en la queja constante de todo lo que me molesta, pero hay cosas que son básicas... lo que es injusto es injusto para todos.  El otro día pensaba ¿cuánto vale la vida humana? día a día  me hago esa serie de cuestionamientos que no se si son muy felices, productivos o contribuyen de algo. Vivimos en una sociedad donde hacer daño al otro es totalmente valido, donde reina el prejuicio y la intolerancia... y sincerándome me pongo intolerante. La competencia, la ambición, el ego destruyen todo vinculo sano entre los humanos, ¿joder al otro te hace mejor? ¿Y cuándo te joden a vos, no te duele? ojo por ojo diente por diente... esa es la ley primera de nuestra sucia sociedad. Alguien me dijo, tu problema es que sos demasiado buena… y no sé si eso es tan así, todos tene…

Para que?

¿Para qué?
¿Para qué preguntar como estas? ¿Cómo te sentís? ¿Qué puedo hacer por vos? Si vos misma no te haces esas preguntas, no sabes como estas, como te sentís y no haces nada por vos. Para que, si del otro lado vas recibís respuestas secas, sin ganas y con desgano como si le estuvieras preguntando si mato a alguien, si cometió un pecado original o la pregunta más incomoda del mundo.
De que te sirve preocuparte si el otro comió,  está limpio, como le fue si del otro lado la indiferencia es atroz. De que te sirve planificar una salida, una charla, mirar una película o solamente estar en silencio si seguramente tiene planes más interesantes en los cuales no estás incluida.
 Vas gastando tus horas, tus días, tu vida de tras de algo que nunca será y estás perdiendo tiempo no ocupándote de algo que si es… que sos vos, porque te volviste a creer toda esa mierda que vive en tu cabeza… que no vales nada, que solo sos una cosa y solo servís para coger (bue a veces sentís que no servís ni p…

Aceptacion

Hay veces que caminamos por lugares extraños en nuestros sentimientos, y nos metemos en una caverna tan oscura que nuestra luz nos proyecta imágenes que nos terminan dando miedo.
Hay veces que subimos tan tan alto sin darnos cuenta que nadie nos seguía y cuando nos damos cuenta solo escuchamos el eco de nuestra voz. 
Entre la oscuridad y el eco, nos aturdimos de nosotros mismos y comenzamos a encerrarnos creyendo esas imágenes que se proyectan. 
Hay veces nos llenamos de basura, nos aislamos del mundo, nos creemos que no somos importantes porque damos el poder de hacernos sentir bien o mal a otras personas. Olvidándonos que nosotros somos lo más importante que tenemos en esta vida, que es nuestra y solo depende de nosotros. 


Aceptar todo eso que nos incomoda y no nos está permitiendo avanzar, es la mejor forma de despejar toda esa película tenebrosa que aparece en la cabeza, que solo vos la ves y que solo vos sabes que es lo que te hace sentir... porque se repiten secuencias de tu vida qu…